Productos y Servicios

Las acciones son más que simples símbolos; representan la propiedad de las empresas. Las empresas impulsan la sociedad creando los bienes y servicios que hacen posible la vida moderna. Sacar nuevos productos y servicios al mercado es una de las actividades más importantes que realizan las empresas para generar empleo, valor para los accionistas y crecimiento económico.

Los nuevos productos y servicios también pueden dar lugar a industrias enteras. La tecnología de navegación de Google Maps, por ejemplo, fue un precursor esencial para el desarrollo de Uber, Lyft y muchos otros; una multitud de empresas, incluyendo a Netflix, están permanentemente entrelazadas con los servidores AWS de Amazon.

Eficiencia e Innovación

Dado que el alcance de las empresas es determinado por las capacidades y la imaginación de sus dirigentes y empleados, su potencial de crecimiento es ilimitado. A diferencia de las inversiones en bienes inmuebles, materias primas y productos de renta fija, pueden crear valor reevaluando cómo deberían funcionar las cosas y haciendo que las ideas cobren vida.

Además, las empresas pueden crear valor suministrando sus productos de forma más eficiente, mejorando sus procesos, reduciendo costos e implementado tecnologías que mejoren la eficiencia y productividad.

Expansión y Adquisición

Las empresas pueden expandirse a nuevas regiones geográficas y suscitar mercados completamente nuevos inventando productos y servicios que los consumidores no sabían que necesitaban. A diferencia de las inversiones directas en bienes raíces, las empresas pueden utilizar sus utilidades para crecer o adquirir activos, terrenos y equipos. También pueden gestar sinergias, diversificar las líneas de productos y aumentar participación de mercado adquiriendo su competencia o empresas complementarias.

Recompra de Acciones

Las empresas pueden devolver el capital a sus inversionistas mediante la recompra de sus propias acciones. En ausencia de mejores oportunidades de inversión en capital, nuevas adquisiciones o patentes, las empresas pueden usar sus utilidades para recomprar sus propias acciones en el mercado. Este mecanismo suele ser empleado por empresas maduras y dominantes en el mercado.

La reducción del número de acciones en circulación aumenta los porcentajes de propiedad de los accionistas actuales y puede aumentar métricas como: los ingresos por acción, el valor en libros y ganancias por acción. Mejores resultados en estás métricas pueden generar un aumento en el precio de las acciones.

Productos y Servicios

Las acciones son más que simples símbolos; representan la propiedad de las empresas. Las empresas impulsan la sociedad creando los bienes y servicios que hacen posible la vida moderna. Sacar nuevos productos y servicios al mercado es una de las actividades más importantes que realizan las empresas para generar empleo, valor para los accionistas y crecimiento económico.

Los nuevos productos y servicios también pueden dar lugar a industrias enteras. La tecnología de navegación de Google Maps, por ejemplo, fue un precursor esencial para el desarrollo de Uber, Lyft y muchos otros; una multitud de empresas, incluyendo a Netflix, están permanentemente entrelazadas con los servidores AWS de Amazon.

Eficiencia e Innovación

Dado que el alcance de las empresas es determinado por las capacidades y la imaginación de sus dirigentes y empleados, su potencial de crecimiento es ilimitado. A diferencia de las inversiones en bienes inmuebles, materias primas y productos de renta fija, pueden crear valor reevaluando cómo deberían funcionar las cosas y haciendo que las ideas cobren vida.

Además, las empresas pueden crear valor suministrando sus productos de forma más eficiente, mejorando sus procesos, reduciendo costos e implementado tecnologías que mejoren la eficiencia y productividad.

Expansión y Adquisición

Las empresas pueden expandirse a nuevas regiones geográficas y suscitar mercados completamente nuevos inventando productos y servicios que los consumidores no sabían que necesitaban. A diferencia de las inversiones directas en bienes raíces, las empresas pueden utilizar sus utilidades para crecer o adquirir activos, terrenos y equipos. También pueden gestar sinergias, diversificar las líneas de productos y aumentar participación de mercado adquiriendo su competencia o empresas complementarias.

Recompra de Acciones

Las empresas pueden devolver el capital a sus inversionistas mediante la recompra de sus propias acciones. En ausencia de mejores oportunidades de inversión en capital, nuevas adquisiciones o patentes, las empresas pueden usar sus utilidades para recomprar sus propias acciones en el mercado. Este mecanismo suele ser empleado por empresas maduras y dominantes en el mercado.

La reducción del número de acciones en circulación aumenta los porcentajes de propiedad de los accionistas actuales y puede aumentar métricas como: los ingresos por acción, el valor en libros y ganancias por acción. Mejores resultados en estás métricas pueden generar un aumento en el precio de las acciones.